¿Por qué los perros bajan las orejas?

Los perros son incapaces de hablar, sin embargo, tampoco les hace falta teniendo en cuenta lo rico que es su lenguaje corporal. Que suple con creces esa necesidad. Seguro que alguna vez te has preguntado por qué los canes bajan las orejas, por ejemplo, cuando les acariciamos.

Pues bien, esto puede suceder por varios motivos. Principalmente por placer, timidez o miedo.

Placer

Cuando complaces a tu perro con caricias, el animal te devuelve dicho gesto en forma de sumisión bajando sus orejas. También podremos observar exactamente en qué estado se encuentra si sus movimientos corporales son lentos, si tiene los ojos cerrados (o parcialmente) y si su boca está cerrada. Si la actitud que toma el animal es esa, significa que esta muy relajado y que confía completamente en ti. Incluso es posible que mueva el cuerpo y la cabeza de tal modo que facilite tus caricias.

Timidez o Miedo

Que un perro sea tímido o tenga miedo indica, probablemente, la falta de socialización con otros animales y/o personas desde cachorro. Al acariciar a un perro en estos casos, es posible que se sienta reacio y no solo baje sus orejas sino también su cabeza. También es posible que se lama el hocico en señal de calma, indicándonos que no nos acerquemos mucho más y que cesemos las caricias. Ignorar este lenguaje del animal, puede acabar agravando el problema e incluso desencadenar alguna reacción inesperada de éste.

Pero el movimiento de las orejas de tu perro puede indicar algo distinto:

  • Orejas hacia detrás: Como te dije anteriormente, suele indicar miedo o sumisión. Si además tiene la cola agachada y entre las patas, significa que dicho sentimiento es muy grave.
  • Orejas hacia detrás y el cuerpo agachado: Esta posición la adopta cuando se siente amenazado. Es posible que si siente que la situación empeora, ataque. Si además tiene el pelo del lomo erizado, significa que se encuentra en un estado defensivo.
  • Orejas rectas y ligeramente inclinadas hacia delante: Esta posición es muy común en los canes e indica que está prestando atención a algún sonido o a algo que está viendo.
  • Orejas rectas y muy inclinadas hacia delante: En este caso, igual que en la posición anterior, el animal está prestando mucha atención a algo y, si además está mirando muy fijamente hacia algo o está enseñando los dientes, es posible que acabe teniendo una actitud muy ofensiva.
  • Orejas rectas, cola hacia arriba y con el cuerpo hacia delante: En este último caso, el animal se encuentra completamente preparado para atacar. Puede deberse a que haya algún otro animal cerca y se haya empezado a sentir incómodo o intimidado. También es posible que su pelo se encuentre erizado y sus pupilas estén muy dilatadas.

También te podría gustar...

3 Respuestas

  1. Juan dice:

    Muy interesante la información del articulo he despejado algunas dudas que tenia sobre mi mascota. Sam es el nombre de mi perro, el es mi primera mascota, y definitivamente el tener una mascota es una gran responsabilidad no solo dándole un lugar donde vivir o comer sino entender como se siente, yo tengo un perro pequeño que cando escucha el reventar de cohetes (fuegos artificiales) se asusta colocando sus orejas hacia atrás, en esos momentos debo abrazarlo para que sienta que que estoy allí para el y dándole apoyo y cariño.

  2. Yosue dice:

    La sumisión pacífica se expresa con las orejas pegadas a la cabeza y dobladas hacia atrás. Se agazapa, no muestra los dientes ni arruga el hocico y su mirada permanece baja, si mueve sus orejas primero hacia delante, para luego enviarlas hacia atrás o bajarlas, significa que está tranquilo, que no busca problemas: solo está observando y cuando mantiene las orejas pegadas a su cabeza y ladra, puede que esté reclamando atención, orejas que apuntan hacia atrás sin estar aplastadas marcan infelicidad, ansiedad o incertidumbre. ¡Muy Buen Post Me Agrado! <3

  3. josemsg75 dice:

    Excelente articulo detalla muy bien los diferentes estados de nuestros queridas mascotas (tenemos 2 y una gata) y en base a esto saber si les gusta algo o no, es bueno saber que no siempre les gustan que los acaricien, mi hija es amante de los perros y a todos los que ve en la calle los quiere acariciar, y si ve algún “perro callejero” hasta quiere que lo ¡llevemos a casa! ; sigan así, saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *