Acariciar a tu perro reduce el estrés

Si semanas atrás te contaba que los perros se contagian de tu estrés, ahora vengo a difundir un estudio que confirma que acariciarles lo reduce. Dato que más de uno/a ya tendrá más que comprobado 😉

Lo han llevado a cabo investigadores de la Universidad del Estado de Wahington (WSU), Estados Unidos, con el fin de determinar que, efectivamente, los perros (y también los gatos) no solo mejoran el estado de ánimo sino que también pueden reducir el estrés. 10 minutos con el animal bastan para reducir significativamente el cortisol, “la hormona del estrés”.

Por esta razón numerosas universidades norteamericanas han incorporado en sus centros programas que conectan perros y gatos con estudiantes, para la relajación de estos últimos. “Pet Your Stress Away”, que vendría siendo algo así como “Manda tu estrés lejos” o “Acaricia tu estrés”, es el nombre con el que han bautizado estas actividades.

Volviendo al estudio realizado el mes pasado, involucró a 249 estudiantes que fueron divididos en 4 grupos para contrastar los efectos de diferentes exposiciones a los animales. Para el experimento fueron recogidas muestras de cortisol salival de cada uno, antes y después de la interacción.

Si bien eran conscientes de que los estudiantes disfrutaban interactuando con los perros y gatos, querían averiguar si este estado indudablemente relacionado con peligrosos problemas de salud, se veía reducido al acariciarles.

También te podría gustar...

3 Respuestas

  1. Juan lopez dice:

    Es hermoso lo que pueden hacer estos pequeños animalitos por nosotros, Son un amor, Cuento con 3 perros, y absolutamente mi vida es mucho mejor con ellos desde que los adopte.

  2. Andrian Prado dice:

    Normalmente juego y acaricio mi perro, pero no sabia que tenía este beneficio. Cada día se aprende algo nuevo jaja.

  3. yulescaCuriel dice:

    Excelente tratamiento contra el estres ademas de muy relajante, tengo un perro y dos gatas y realmente me funciona cuando estoy muy tensa sobretodo por el trabajo me tomo un tiempo para acariciarlos y jugar con ellos, que bueno que haya estudios que lo avalen, saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *